domingo, marzo 18, 2007

Nieve en Berlin

Walter: ¡Qué frío hace en la calle, Helga!. Justo al entrar al portal estaba empezando a nevar. Mira, asómate a la ventana. Fíjate que copos más grandes, parecen bolas de alcanfor de esas que ponía tu abuela en el armario para que las polillas no devorasen sus chaquetones y abrigos. ¿Te acuerdas que ponía esas bolitas incluso en los bolsillos y que cuando se los iba a poner a veces olvidaba que estaban allí y las miraba con extrañeza como si alguien los hubiese puesto allí sin su permiso y fuesen poco menos que unas bolas que unos ultracuerpos extraterrestres hubiesen colocado allí para clonarse y dominar la Tierra?. A mi me gustaba oler el alcanfor de los bolsillos de los abrigos de los armarios de mi abuela. ¡Será que no tengo sangre de polilla o que ya me han clonado los alienígenas alcanforoides!. Jaja.

Helga: Jaja. Lo que me faltaba. ¡Estoy viviendo con un hombre polilla, adicto al alcanfor por su condición de alienígena alcanforoide...¡Qué ocurrencias tienes!. ¡Por eso me gusta estar contigo, por lo loco que estás!. ¡No pareces alemán, jaja!. Bueno, yo tampoco parezco alemana!. ¡Mira que gustarte ese olor tan fuerte!... Hablando de fuerte; ¡Si que nieva bien fuerte ahora ¿ves?!. ¡Ya está empezando a cuajar, mira!. Ahí va Sigfrid con su perro. ¡Mira que se parecen!. ¿No crees que de tanto vivir juntos los perros se acaban pareciendo a los amos. Si a Otto (el schnauzer) le pusieses un sombrero y le recortases un poco el bigote, parecerían hermanos, jaja.

Walter: Jaja. ¡Son igualitos hasta en los andares, jaja!. Pues si sigue nevando así, mañana no iremos a trabajar y nos pasaremos el día en la cama, haciendo el amor y comiendo panecillos calentitos con mantequilla y mermelada de arándamos.

Helga: ¡Mmmm!. Que buena idea. Sobre todo la de comer los panecillos calentitos y hacer el amor con mantequilla y mermelada de arándanos (mirando con picardía al exultante Walter). Anda, pon la tele a ver si dicen algo del tiempo que son las ocho y veinte y estarán a punto de decirlo.

Walter: ¿Te imaginas que nevase tanto que nos quedásemos incomunicados durante semanas y se nos terminasen los panecillos y la mantequilla y la mermelada de arándanos?.

Helga: ¡Y tuviésemos que sobrevivir haciendo el amor en ayunas a 20º bajo cero!. Anda, no pongas la tele, vamos a la cama pero sin panecillos calientes, ni mantequilla, ni mermelada de arándanos que hay que ahorrar por si los necesitamos para alimentar el amor estas semanas de incomunicación “bajocerica”... ¡Ah! Y saca del armarito de debajo, donde están las cosas de limpiar, unas cuántas bolitas de alcanfor y ponlas alrededor de la cama. Como son afrodisíacas para los habitantes del planetoide Alcanfor de donde parece que eres, haremos el amor hasta que las polillas nos aplaudan con sus alitas….

Walter: Jaja. ¡Vamos!. ¡Mira; por lo menos hay 20 centímetros… de nieve en la calle!, jaja. ¡Mal pensada, jaja! ¡Vamos, Helga, tú metete en la cama que yo voy a por las bolitas de “alcanforamor panecilloca lentito merme lada demante quilla dearándanos”!.

Helga: ¡Jaja!. (Corriendo y quitándose la ropa mientras sus risotadas suenan cada vez más bajito por el largo pasillo que da a la alcoba.)

9 comentarios:

Cobre dijo...

He visto en la información meterológica q se nos acerca otra borrasca... ¡¡que nieve, que nieve, que nieve!!.
Sin panecillos ni bolitas (de alcanfor, claro!), pero con un Walter aVitorao! ;)).

Besazos con arandanos de esos!!

maria josé dijo...

Ole y ole y Ole! Ese es nuestro Vito contando historias de nieve y panecillos!
Me ha encantao.
Sí señor.
jejeje

Thalatta dijo...

Dan ganas de meterse ¡ya! lo que sea.. digo en la cama con una baguette o algo ;)
Hala me voy quitando ya la ropa...

1+ dijo...

No puedo evitar ver a unos actores alemanes que mueven los labios de forma que no coincide del todo con el magistral doblaje madrileño... y me encanta. Un abrazo desde el caluroso verano del Sur.

Tunia dijo...

COMPI ME TIENES QUE CONTAR ALGUN DIA, EN SECRETO POR SUPUESTO,DE DONDE COJ...DIGO DEMONIOS TE SACAS ESTAS HISTORIAS....
ALUCINO.....¿BOLITAS DE ALCANFOR?

Harry.c dijo...

Preciosa historia, Vik! :)

vitore dijo...

cobre: Besarándanos!

maria josé: Pues yo me alegro :)

thalatta: Vete quitándotela, eso, que lo mismo aparece Walter con los panecillos...

1+: El doblaje no está muy logrado; es verdad; era para dar un poco de vida a los berlineses estos.

tunia: Está todo en mi cabeza; supongo. Lo mismo tengo un best seller y no lo he "sacado" todavía de ella. Besitos, compañera.

harry.c: Gracias amiguete. ¿Qué tal por Brasil?... ;). Skypeamos este fin de semana. ¿Vale?. Un abrazo de bienvenida.

Grismar dijo...

Mi abuela guardaba frascos de esas bolitas, recuerdo que cuando era chica me preguntaba para qué querría tantas si duraban años. Creo que acabás de darme una versión de la vida secreta de mi abuela. Besos.

vitore dijo...

grismar: Es verdad que duraban años y años con ese olor tan característico. ¿Te imaginas que hubiese descubierto a tu abuela jugando?. Besos.