sábado, diciembre 22, 2007

74027

Soy la bolita número 74027 del Sorteo de la Lotería Nacional conocido abreviadamente por “el de Navidad”.

Menudo mareo toda la mañana dando vueltas en el bombo junto a mis 84999 bolas hermanas (según salían íbamos siendo menos; claro) igualitas que yo, con un agujero tal que si fuésemos planetas, nos atravesaría de Polo Norte a Polo Sur y nuestros continentes y mares serían los números troquelados que nos hacen distintas al resto de bolitas.

Hoy no he tocado. O sea, hoy no he sido ni el Gordo, ni ningún premio importante. Por no ser, no he sido ni pedrea. No sé si en alguna ocasión he sido un premio importante. Cuando nos crean, nos dicen que cuando seamos un premio grande, nos olvidemos de ello, pues no es mérito nuestro el salir o dejar de hacerlo, sino de las indescifrables fórmulas matemáticas que hacen que las cientos de clotoides o parábolas pluridireccionales por las que nos movemos en el bombo hagan que salgamos al aire desde el apelotonamiento de le estrechísima salida. No conviene además que nos hinchemos mucho con nuestro orgullo, pues al crecer una micra, ya nunca podríamos salir por el agujerito aunque estuviésemos solas. Nos atascaríamos con nuestro propio orgullo indebido.

Lo que si he tenido ha sido la suerte de ver, aunque un poco de lado, como mi hermanita 6381 salía premiada con el Gordo. Me he alegrado por ella, aunque apenas he cruzado en mi vida unos simples buenos días con esta bola, pero me ha gustado que saliese ella porque a los humanos les gusta llamar feos a este tipo de números. Seguro que ha salido guapísima en la tele. Ellos sí que son feos, y bastante tontos además.

Bueno; me despido, que nos van a guardar. Yo duermo entre mis hermanitas 74026 y 74028. Nos tiramos un año durmiendo. Ojalá el año que viene me toque salir y ser acariciada por la manita y ser cantado mi número por alguna niña o algún niño de San Ildefonso.

Voy a soñar que dicen: Setentaycuatromiiiilveintisieteeeee. Tresmillonessssdeurooosss…

A dormir.

Chao.

3 comentarios:

Cinzcéu dijo...

Otra atractiva narración vitoreana sobre objetos hablantes y reflexivos de su ser. Lo que no comprendo es qué hace en la lotería española una bolita de Delaware, Oklahoma, que tiene su propia web, jajaja. Lindo relato.
Un abrazo.

Cobre dijo...

Genial relato, Vitore, genial!, pero q rico eres, jodío!.
La bolita 74027 es más afotunada q la 6381, a ella le has dedicado un post, la otra solo ha salido por azar de una bola grande con rejas!, y no hay comparación!! ;)

Un besazo en los morros!!!

Thalatta dijo...

Apunto el número no vaya a ser que el año que viene toque... y... ¡apuntado! (bueno no lo apunto, como está el blog este parlanchín que tienes que hasta habla contigo, pues el año que viene me vengo por aquí y miro a ver si toca el setenta y tantos este)