martes, julio 25, 2006

el kioskero del barrio

Si algún día terminan las guerras, las hambrunas, los crímenes, los maltratos a mujeres, las desigualdades mundiales, los racismos, los fascismos, las dictaduras, las penas de muerte y cualquier cosa que hace que este mundo sea cada día un poco más horrible; él no venderá los periódicos que alborozados den todas esas noticias en primera página.

Antonio; el kioskero del barrio, quizás abrumado ante tanta barbarie, descuidó su vida de tal manera, que ha reventado literalmente, ha conseguido destrozarse y morir.

El kiosko está cerrado y las revistas que hay tras los cristales, empiezan a blanquear por el tórrido sol veraniego. Dentro de nada serán casi reliquias y las portadas y las propias revistas totalmente desvaídas e ilegibles; desaparecerán como Antonio.

Ojalá en el más allá, el bueno del kioskero del barrio venda prensa solo con noticias estupendas y no se enfade ante la aparición de colecciones y más colecciones de sus odiados fascículos semanales.

4 comentarios:

Pluma Roja dijo...

y ojalá que esto pase también en el más acá, que vendan chucherías, colecciones y periódicos en los que solo te venga la información meteorológíca y algún que otro recordatorio del pasado, para que no se vuelva a repetir, no por nada más.

Cobre dijo...

Que dulce y q grande eres Vitore!.
El pobre Antonio alucinaría leyéndote.

Un abrazo y un beso multifruta.

Cinzcéu dijo...

Todos, algún día, dejaremos blanquear la última primera plana que devendrá ilegible. El más allá ha de ser una eterna portada completamente blanca y vacía que unos diarieros vocean en absoluto silencio y sin enfado ni énfasis.
Saludos.

Leodegundia dijo...

No sólo el kioskero estará feliz cuando las noticias sean sólo buenas y nos dejen de bombardear con las múltiples colecciones que llegado Octubre, se empeñan en que hagamos.
Un saludo