sábado, mayo 27, 2006

la primera

Vengo de una primera comunión. En los últimos años, se ha convertido esto en un acontecimiento más social que religioso. Además si Dios existiese, nos habría fulminado (con esa furia que mostraba en el Antiguo Testamento) pues la gente hablaba en la iglesia como si estuviese en casa Pepe en vez de en casa Dios. Claro que a lo mejor a Dios tampoco le importa que en su casa se hable uno y se salude y se bese y no cante esos cánticos gazmoños en el mejor de los casos y tristones normalmente (en el peor).

Han sacado hasta carteles de Silencio colegialmente rotulados en cartulinas, que han sido ignorados (como la celebración litúrgica en sí) para desesperación (contenida; pobre señor) del cura que se empeñaba en hacernos callar (amablemente aunque visiblemente mosqueado) al menos en momentos para él puntuales, pero igual de tontorrones e indignos de silencio para la mayoría. Yo he estado a punto de sacar mi pistola Smith & Wesson, pegar un tiro y bramar: ¡Silencio. Al primero que hable lo envío al cielo con una bala de plata!... Pero no. Primero; no llevaba pistola, y segundo: no me hubiera parecido oportuno asustar a tanto familiar y tanto niño vestiditos para la ocasión y encima seguro que no se hubieran callado sino que se habrían puesto histéricos…. Quizás en otra ocasión…

Luego ha venido la comilona: Entremeses fríos (jamón, lomo, queso, chorizo y salchichón); salmón ahumado (muy rico); langostinos (cojonudos); entrecôt (magnífico): helado; tarta nup… bueno iba a decir nupcial porque la pobre niña ha cortado con una espadita la tartita en la que una sola figura sobre el merengue parecía representar a una esposa; abandonada y divorciada al instante en su propia boda…llamémosla entonces tarta comunional… no sé;… café (cortado); cava; un tubo de pacharán y en la comida vino Marqués de Cáceres del 2002 que sin ser una maravilla es un buen Rioja… y agua y un vodka con naranja en la terracita… Conclusión: estoy un poco (sólo un poco) espeso… sin embargo me gustaría terminar con una anécdota o con algo que se repite en mi vida desde que era un niño y que voy a contar en el siguiente post o entrada….

7 comentarios:

Cinzcéu dijo...

Me pregunto si en comuniones y demás no podría evitarse la liturgia e ir directo a los entremeses. El cura podría llamar a los móviles de los invitados entre chorizos, salmones y merengues para contarles el rollo del pan y del vino (que va muy bien con una mesa bien puesta) y se así se evitaría andar a los gritos (que te callas, que no me callo, que te doy una hostia...) en la casa de dios.

Grismar dijo...

Tengo un par de dudas. Primero (aunque ya dijiste algo respecto a la torta) ¿las chicas, allá en tus tierras, se visten como pequeñas novias, con largos y recargados vestidos blancos, como aquí en las pampas?. Segunda (perdón mi bruta ignorancia) ¿qué es un tubo de pacharán? (suena a bebida). Besos

Pluma Roja dijo...

Hace poco yo también estuve en una comunión, pero a diferencia de la tuya, al cura se le oía. Hacerle caso o no es ya otro tema...Yo presté atención para analizar lo que se dice en una comunión. Y lo que no paró de repetir el cura fueron dos cosas:
1. Niños, teneis que venir a misa, toooodos los domingos, hasta el fin de vuestros días. Amén. Hay que ser buenos, venir a misa, misa, misa, misa.
2. Y casaros por la iglesia, no disgusteis a vuestros padres y casaros por la iglesia. Por lo civil es malo, casaros por la iglesia.
Juro que fue así. Yo flipaba.
Si es que desde luego, ¡lo mejor es la comida sin duda! ¡y la bebida!

vitore dijo...

cinzcéu: Al pobre cura del otro día le faltaba autoridad y un poco de mala hostia. Así le fue, que no se hizo con la plebe en ningún momento. Pero ¿cómo tomar en serio a un cura que escenificó la pascua judía trayendo al altar una pierna de cordero? (cruda; eso sí). Abrazos.

grismar: Efectivamente, las niñas van vestidas como pequeñas noviecitas (ya te mandaré una foto a tu correo). En cuanto a tu ignorancia; no te castigues. Acá la gente cree que un bife de chorizo es una especie de embutido argentino... El pacharán es en efecto una bebida hecha a partir de las endrinas y lo del tubo... es que me lo dieron en un vaso largo ;) Un beso.

pluma roja: desde luego con esos ánimos, lo normal es que la primera comunión sea también la última de muchos niños. Beso.

incondicional dijo...

Yo sé de una comunión donde al cura lo único que le interesaba era explicar muy clarito donde se pone la cruz en la declaración de hacienda, como lo lees Vik, para una vez que tienen público, ala, a dar la vara, si ej keeeeeee, te fijas como domino el cheli ??? ;-)

Un abrazo :-)

ma´heona´e dijo...

Yo lo que no entiendo es que, si haces una ceremonia religiosa, que a fin de cuentas es lo que debería de ser una comunión, no le hagas caso al cura. Que independientemente de todo, es MALA EDUCACIÓN. Y punto.

Y me imagino sacando la pistola y todos los niños chillando como locos, jaja. Digno de Tarantino.

Un beso

Grismar dijo...

Gracias por la explicación, Vitore. Algunas veces recurro a la web cuando no comprendo algún término, pero hay tantos que son modismos regionales que ni la RAE explica, entonces prefiero preguntar directamente. Siempre me pregunté cómo es que, hablando el mismo idioma, algunas palabras hayan cambiado su significado de modo tan radical, como que para ustedes "currar" signifique trabajar, y aquí, en Argentina, robar (es muy significativo el cambio)
Un beso.