domingo, agosto 10, 2008

profiteroles o melón

profiterol.
(Del fr. profiterole).
1. m. Pastelillo relleno de crema u otros ingredientes y cubierto de chocolate caliente.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

melón1.
(Del lat. tardío melo, -ōnis).
1. m. Planta herbácea anual, de la familia de las Cucurbitáceas, con tallos tendidos, ramosos, ásperos, con zarcillos, y de tres a cuatro metros de longitud, hojas pecioladas, partidas en cinco lóbulos obtusos, flores solitarias de corola amarilla, y fruto elipsoidal de dos a tres decímetros de largo, con cáscara blanca, amarilla, verde o manchada de estos colores, carne olorosa, abundante, dulce, blanda, aguanosa, que deja en el interior un hueco donde hay muchas pepitas de corteza amarilla y almendra blanca. Es originaria de Oriente y muy estimada.
2. m. Fruto de esta planta.
3. m. coloq. Hombre torpe o necio.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Aparentemente no hay nada que semánticamente o morfológicamente haga que haya alguna semejanza idiomática entre estas dos palabras. Lo único que tienen en común es que suelen estar juntos en las vitrinas de los postres de opíparas comidas de empresa o de simples y obreros menús del día.

Sin embargo, una unión misteriosa hace que estas dos palabras hayan sido confundidas por dos camareros a lo largo de mi vida gastronómica.

Para juntarlas por primera vez, hay que remontarse a una comida familiar navideña de mediados de los años 90 o quizás de antes; no recuerdo; en la que a mi hermano se le ocurrió pedir unos profiteroles como colofón a la abundante y rica comida tan normal en esas fechas tan anormales.

Luego reproduciré la conversación entre mi hermano y el veterano camarero, que a partir de esa navidad, pasó a llamarse en nuestro argot familiar: El Profiteroles.

Por otra parte y con toda lógica, no podía llamarse ya de otra forma pues al preguntar a mi hermano lo que quería de postre y al decir mi hermano: profiteroles. El camarero preguntó: ¿melón? ante la cara de asombro de los comensales y de mi hermano que repitió: No, no: profiteroles.

Pero lo curioso me pasó solo hace unos días a la hora de la comida en mi nuevo lugar de trabajo.

Una escena parecida, aunque esta vez en un sitio de comidas caseras en San Sebastián de los Reyes llamado Sanabria. Un compañero topógrafo pidió profiteroles de postre y el camarero haciendo como que no oía le preguntó: ¿melón?

Al decir yo con cara de asombro: ¡Joder, no puede ser! ¡Increíble, y no es el mismo camarero!

Los compañeros me preguntaron que si no me gustaba el melón, a lo que yo –que no quise contar toda la historia- dije que sí y que los profiteroles también, pero que prefería un café cortado.
Vivir para ver y para oir….

5 comentarios:

chuliMa dijo...

Ah, ¿pero no es lo mismo?
Jeje..Besos profiteronelos,oyamaliao.

Hang Tucker dijo...

Si tenemos en cuenta la tercera acepción -coloquial- sobre el fruto de marras, diría que ambos mozos son... dos melones.

Vitore dijo...

chulima: Los profiteroles con relleno de melón, sí que son lo mismo que los melones con un profiterol encima... Bueno, no sé.

Hang Tucker: Dos melones igual de sordos, si señor.

Fernando dijo...

si me lo imagino ... voy ... y me muero ...

Vitore dijo...

fernando: Un día te vienes a comer con nosotros y te pides unos profiteroles. No te mueras ni de risa, hombre... ¿Te imaginas que te trae melón?...