domingo, diciembre 17, 2006

Puro teatro

Toda la vida actuando.

La vida es en sí un papel en una larga obra de teatro en la que queramos o no somos protagonistas. Y muchas veces actuamos tanto rato, tanta vida en nuestra defensa o en la de las personas que nos rodean, que estamos metidos no sólo en una mentira más o menos cómoda que nos hace vivir sin muchos sobresaltos, sino en una obra de teatro dentro de una obra de teatro y así hasta casi hacernos desconocer quienes somos realmente.

Y es que actuamos desde muy pequeños. Desde cuando nos caemos y no nos duele tanto el golpe pero lloramos para que nos acaricien o nos den un caramelo.

O cuando hemos roto el jarrón de la dinastía Ming (imitación) de la casa de una tía y no sólo lo negamos, sino que inventamos una historia de un gato saltando al ver como una mosca se paseaba por las uvas de plástico del frutero y como con su larga cola había incidido en la base del jarrón desequilibrándolo hasta su fin.

O cuando nos gusta una chica y hacemos como que no nos gusta y dependiendo de lo buenos actores que seamos, la chica jamás se da cuenta.

O como cuando llevas viviendo con la chica que parecía que no te gustaba pero que al final si te gustaba (o eso creías) y resultaba que a ella también le gustabas (o eso creía) pero actuaba como si no le gustases y disimulas que ya no te gusta diciendo lo a gusto que estás con la chica que te gusta (pero que ya no) y piensas que quizás a ella ya tampoco le gustas y también simula su gusto por estar contigo aunque de tanto actuar, no sepa ninguno si alguna vez les gustó la idea de que les gustara el otro o era que les gustaba actuar disimulando su verdadero disgusto/gusto...

Yo creo que aún sé quien soy (y quien no soy), aunque quizás me esté engañando y después de tantos años actuando en mi propio papel no me lo sepa, o si me lo sepa pero hago como que no me lo sé para seguir reinventándome…

Puro teatro…

10 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Mentimos, mentimos, mentimos. Y evoluciona la sociedad y con nuevas herramientas, seguimos mintiendo. Y llegan los blogs, y a ver qúé te crees, que todo puede ser mentira o verdad, aunque eso no importa mucho, todo es una gran historia. Igual que la vida, una gran historia.

alvarhillo dijo...

El “Tragón Volador” ha llegado.

http://alvarhillo-eltragn.blogspot.com/

Selecto ambigú, visite nuestro blog

thalatta dijo...

Qué curioso esto... iba a escribir un post que se titulaba "¿Y si todo fuera un sueño?" que a fin de cuentas casi es como decir que esto es teatro, puro teatro.
Ahora la duda es si me dejarán comentar...
Besos de mentira pero de verdad, porque parecen mentira pero realmente son de verdad.

Chasky dijo...

Sobre todo en el tema del amor sacamos lo mejor de lo teatreros que llevamos dentro.

Le Petit Ecolier dijo...

Ya sabes lo que dicen. El mundo es un teatro, pero tiene un reparto deplorable. (Tú no eres nada deplorable, que quede claro) Está bien eso de reinventarse a uno mismo. Pero tiene que terminar siendo agotador, aunque cuando se te terminen los papeles, descubrirás por fin quién eres ¿no? Bueno, un besillo.

Carmen dijo...

Actuamos para los demás, supongo que sí, pero nos quitamos la careta para la gente que nos importa..a que sí?

Cobre dijo...

Vito te lo estás ganando, al final te la voy a cantar!!!!; y voy a desafinar un mundo!, aunq eso sí, con mucho cariño, chatorro!.

Hay q joderse lo malos actores q somos la mayoría!, a mi siempre me pillan....

Besos a tropel!

1+ dijo...

Sin duda nuestra vida es puro teatro, escenario en el cual somos actores obligados y muchas veces involuntarios. Por eso no coincido con Carmen: quitarse la careta es un gesto histriónico más del personaje que somos.
Tus reflexiones me recordaron un viejo soneto y estuve tentado de pegarlo acá, pero voy a publicarlo en El guinõ para no abusar de tu hospitalidad [1+ se despide de Vitore y hace mutis por el foro]

Asij dijo...

Tienes mucha razón.
No lo sabía pero, en efecto, soy un extraordinario actor: no creo que nadie pueda aproximarse a la interpretación que realizo continuamente de mí mismo; además de ser un extraordinario guionista y, además, no necesito director.
Soy un verdadero artista y yo sin saberlo (quizás único).
Estoy asombrado de mí mismo. Me voy a pedir un autografo antes de irme a ensayar.
Un saludo grande.

TICTAC dijo...

Yo no se' si somos actores...concientes!! quiero decir...da mas la impresion que nos pasamos la vida impersonando a los personajes que de veras creemos ser (mas de uno generalmente en el transcurso de los años)..Seguramente si' somos grandes performancistas de nuestra propia obra...
El teatro generalmente es el ageno..jajajaja y una de las pocas cosas que nos sale gratis ya que no se paga ticket!!

Aprovecho para darte un abrazo navideño y desearte unas muy felices fiestas junto a tus seres queridos..!
Nos seguimos leyendo, Vitore..!!