jueves, enero 05, 2006

Noche de Reyes


Yo nací y viví los 13 primeros años de mi vida en una casa muy antigua de la que no se sabía muy bien su origen, pues se dudaba entre que hubiese sido un convento o un cuartel.

La casa aquella era enorme –o al menos así la recuerda el trocito de cerebro de niño que aún me queda- y allí vivíamos mi abuela materna María, mi abuelo materno Víctor, mi tía Maricarmen, mi tío Manolo, mis primos Marimar y Javi, mis padres Paquita y Carlos y mis hermanos Juancar y Mariángeles.

Poco antes de que naciese mi hermana –a la que llevo nueve años- y cuando yo contaba más o menos con siete u ocho, descubrí que los Reyes Magos eran los padres.

Sólo hay que imaginar el alboroto pretendidamente callado que los adultos liaban esa noche mágica. Entre cuchicheos y ruidos de papeles por aquí y por allá, se oía como dudaban si el paquete que estaban manipulando correspondía a...

¿Juan Carlos?... ¡No, no, este es para Vitore!.

Yo me hacía el dormido entre las sábanas con una sonrisa medio pícara, pensando que al menos... ¡tenía un juguete seguro!.

Prometí no descubrir a ninguno de los adultos ni a ninguno de los niños de la casa mi pérdida de inocencia, pues me daba pena que a ellos les diese cargo de conciencia y desde luego prefería verlos felices cuando todos enredábamos con los regalos correspondientes y me sentía bien cuando con todo candor nos decían: “¡Mirad niños, hemos dejado tres copitas de anís para los Reyes y se las han bebido!”. Yo miraba a mi abuelo, mi tío y mi padre y me decía: “¡Estos son los tres Reyes Magos más buenos del mundo; se merecen el anís!”.

12 comentarios:

nada importa dijo...

¿Son los padres?
xD
Que nostalgia recordar aquellos tiempos. Que ilusión teníamos por todo, eh?. Como si nos fuera la vida en ello...
Ojala fuera siempre así.
Un beso y felices reyes, Vitore

Grismar dijo...

Estimado Vitore: está usted confundido. Si los Reyes fuesen los padres yo sería princesa, y nadie me avisó. Si lo que dice es verdad exijo ser reivindicada como tal.

Hang Tucker dijo...

Yo me convertí en príncipe a la misma edad de Vito. Un cinco de enero, por la noche, descubrí a Melchor, de aquí en más mi papá, acondicionando la bicicleta más grande que había visto en mi corta vida... dentro de la bañera o la tina, según del lado del charco donde se lea. De más está decir que mi progenitor negó toda relación con la liturgia de la fecha, argumentado -por el contrario- que los Reyes Magos habían pasado por la tarde a dejar la bicicleta para alivianar su carga y ganar tiempo en su reparto. Al día siguiente nos enfrascamos, entre amigos, en una fuerte discusión sobre el mito y uno de ellos -desilusionado por la fatal realidad- terminó llorando.

Es la segunda vez que lo comento en el día, pero creo que de alguna manera los reyes se las ingeniaron para que los padres de hoy asumamos su legado, manteniendo en nuestros hijos la misma fantasía e ilusión que una vez nosotros tuvimos. Mi papá, Melchor, no insistió más desde aquella vez, pero hoy en nuestra casa mantenemos el mito y hasta nos parece oir el ruido que los reyes hacen cuando dejan los paquetes. La ceremonia al abrirlos, mientras apuramos el desayuno, es un homenaje a la inocencia perdida.

Un feliz despertar, Vito!

Harry.c dijo...

Vitore, 'trocito de cerebro de niño'? De eso nada, TROZAZO!

Los Reyes Magos son los Cortes Ingleses. Y los pajes, los Alcampos y los Carrefoures.

incondicional dijo...

Mi infancia la recuerdo parecida a la tuya, en casa hasta pintaban el borde de una copa con hollín y nos hacían creer que Baltasar había bebido en ella, decían fíjate esta negro y en nuestra inocencia, pensábamos que Baltasar desteñía, es bonito recordar...
Besín.

Cinzcéu dijo...

Apenas recuerdo que alguna vez mi padre dejó un balde con agua para los camellos y a la mañana estaba por la mitad. Sé que alguna vez creí pero no recuerdo detalles ni cómo dejé de creer. Y si se me permite un chiste: "Claro que los reyes son los padres" (Leonor de Borbón). Saludos.

Deyector dijo...

Mi mejor recuerdo es cuando éramos cuatro personas colocando cosas en un cuarto demasiado pequeño para no estorbarnos, tratando de no hacer ruido, y todo para que una sola personita pequeña lo viera al día siguiente, creo que nunca me ha hecho tanta ilusión este día

vitore dijo...

nada importa: además cuando yo era niño, las ilusiones juguetiles eran más simples; por ejemplo, pedías un balón, no existía la Play Station Improved with New Features and GPS on it.

grismar: es cierto estimada grismar, lo he dicho mal: son los padres los que son los Reyes luego es usted una princesa con todo honor, derecho y respeto.

hang tucker: quizás en eso estribó al final la magia de los Reyes Magos, en seguir reilusionando a generaciones y generaciones de niños convertidos en adultos y en Reyes Magos al fin.

harry.c: en la vitrina de peluches de El Corte Inglés ha quedado solitario un osito. Quizás el año que viene cuando crezca, será abducido por los Magos y vivirá en una casa.

incondicional: ¡Si que es bonita la inocencia!. Me ha gustado lo del hollín en la copa de anís y que te lo creyeses sin dudar. Besín para ti también.

cinzcéu: ¿Y quién se bebía el medio balde de agua?. ¡Ese si que es un misterio sin resolver! ;)

deyector: Es que al final, el circulo se vuelve y somos los adultos los que nos ilusionamos viendo las caras de los peques.

¡Salu2 y buenos Reyes Magos a tod@s!

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

Mi madre siempre me decía; "un vasito de leche y una copa de vino"...supongo que la leche era para el camello y el vino para los Reyes...

Que bonita inocencia...snif snif...

vitore dijo...

wendyqueridaluzdemivida: No te extrañe que haya madres que dejen una de gambas plancha, unos botellines, un poquito de jamón ibérico y un pacharán, para los camellos, los pajes, los Reyes y las Meninas todas.

¡Salud!

TST dijo...

Son los padres!!!! Noooooooo!!!! XDDDD

Lo dijo...

A los 7? yo me enteré...a los 11! si, ya lo sé, es que quería creer. Mis amigas me lo decían en clase, pero yo pensaba que estaba rodeada de niñas malas a las que sus padres les tenían que comprar lo regalos, y a mi, tan buena, me los traian los reyes. cuando mi madre me lo dijo me tiré una hora llorando. Pero sigo manteniendo la ilusión, tanto que con 23 años y mi hermana con 19 este año nos levantamos a las 8 para dar por c...:)