domingo, agosto 13, 2006

La felicidad en una palmera


En estos días de dolce far niente, la felicidad puede estribar en algo tan simple como una palmera de chocolate comprada en la tienda de chuches de enfrente que tiene un nombre tan erróneo como prometedor pues si bien Piter no se escribe Piter, Pan si se escribe Pan.

Bocado a bocado, la palmera comprada por la mañana se ve abocada a su dulce desaparición no sin antes mostrar diversas formas que mi caprichosa mente asocia a imágenes o sentimientos diferentes.

El primer bocado la convierte en un corazón tan dulce como roto por el desamor....

El segundo la convierte en un escudo heráldico del único señor feudal bondadoso de la Edad Media: Lord Choc’late of Palm....

El tercero y cuarto y quinto la lleva a ser como una oreja de un elefante africano acatarrado por el súbito invierno kenyano….

El último es el más dulce….

17 comentarios:

Galimatos dijo...

Ufff, qué hambre de repe-nente. Una palmera de chocolate!!!

thalatta dijo...

mmmmmmmm... ¡exquisita! y los dibujos también. El último es el que te hace volver a probar... :)
Besos empalagosos.

Cinzcéu dijo...

Está visto que el dolce far niente (y la dolce palmera) conducen a una sana y fructífera imaginación infantil. Esa oreja de elefante acatarrado es más arriesgada que la boa con forma de sombrero (y elefante adentro) de Antoine de Saint-Exupery. Aunque la panadería de nombre Piter Pan supera a ambos en audacia y creatividad. ¡Felices descansos!

Harry.c dijo...

Genial el dibujo y el relato!

Chasky dijo...

Mmmmmm qué ricas están esas palmeras que hace el Johnny mezclando al chocolate marihuana.

Galimatos dijo...

Gracias!

ramón dijo...

cada día me sorprendes más; lo fácil que es para ti encontrar el entretenimiento, la diversión, la fantasía y en definitiva, la felicidad. un abrazo muy fuerte.

vitore dijo...

galimatos: Están buenísimas y recientes son orgásmicas. Bienvenido al blog y de nada por visitarte.

thalatta: Pensé en hacer fotos según iba comiéndola, pero preferí chuperretearme los dedos y no manchar la bonita cámara. Besos.

cinzcéu: Yo es que siempre he sido muy de dibujar elefantes. De pequeño hasta los dibujaba en el aire!. Mañana empiezo a trabajar ya!.

harry.c: Si hombre, genialísimos, jaja.

chasky: Te juro que el de enfrente de mi casa se llama Piter, de Johnny nada y los dibujos no son producto de la "maría" sino de mi inocente imaginación... Claro, que cualquiera sabe... Jajaja.

ramón: ¡Gracias!... ¿Oye pero tú eres mi ramón favorito u otro ramón salido de la blogosfera?. Un abrazo!

incondicional dijo...

Ja, ja, jaaaaaaaaaaa, eres genial tío, quien le iba a decir a la palmerina que acabaría en "internes", que cosas oyeee.

------------------------------

No entendí lo e la Virgen, me lo explicas?, porfaaaaa.

Abrazos de reencuentro, el beso está guardadin ;-)

e-jay dijo...

Qué saludable es difrutar de los vericuetos de tu imaginación...

mmm dijo...

...sigues tan dulce...

El Mono Sapiens dijo...

Es lo que uno suele llamar "estar colgado de la palmera". Un estado mental-vacacional que es la envidia de hasta el más relajado budista. Gracias por tu cálido apoyo.

sonia dijo...

una palmera de chocolate!!! uf!! lo que daria yo ahora por una palmera de chocolate...

sonia, desdelaindia...

Grismar dijo...

Este es un auténtico post interactivo: me dio hambre. Besos.

vitore dijo...

incondicional: ¡Has vuelto!. Ya te contesté a lo de la paloma en tu blog. Besos!

e-jay: Sobre todo cuando los vericuetos esos me llevan al chocolate ;)

mmm:...tú más...

el mono sapiens: Ya estoy trabajando; adiós palmera!. Saludos!

sonia: Pero ¿estás en la India India? o es una figura blogliteraria... Bienvenida a mi casa.

grismar: A mi también me ha dado hambre tanto ver las palmeras mordisqueadas. Tendré que postear pronto!. Beso!

Leodegundia dijo...

Nunca creí que una simple palmera bañada de chocolate encendiera tanto la imaginación. Muy buenos los dibujos y su interpretación.
Feiz fin de semana.

vitore dijo...

leodegundia: y muy buena la palmera. Como le dije a thalatta, pensé en hacerle fotos mientras la mordía, pero desistí y preferí hacer los dibujitos. Buen fin de semana también para ti.